La presencia de China en España

La semana pasada, concretamente el viernes 16 de febrero, se celebró el Año Nuevo chino, el 4716. Esta tradicional fiesta es la más importante para la población china y, dada su amplia presencia a nivel global, se celebra en una cuarta parte del mundo. Sin ir más lejos, esta festividad se ha celebrado en la capital española con un desfile y un programa de fiesta propio lleno de actividades desarrolladas por la Embajada de China en España y el Ayuntamiento de Madrid. Gracias al festejo, se visibiliza aún más lo evidente: la presencia de la comunidad china en nuestra sociedad tiene un gran peso.

Desde hace ya unos años, el número de inmigrantes de China ha ido creciendo, sobre todo en grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Zaragoza y, por ende, se han integrado en la sociedad española hasta formar una parte muy representativa de esta. Es muy fácil que la mayoría de personas que nacieron en la década de los 90 comparta clase, trabaje actualmente o, simplemente, tenga una relación amistosa o sentimental con una persona de origen chino. Además, esto supone una creciente demanda de traductores e intérpretes con chino en su combinación lingüística.

dragon1

Sin embargo, la cultura china y la cultura española son muy diferentes entre sí y, como es natural, esto puede dar lugar a malentendidos y conflictos. Por eso, es importante tenerlo muy en cuenta, ya que puede suponer un gran reto, en concreto para los comunicadores interculturales, intérpretes y traductores. De la mano de Minkang Zhou, os damos dos ejemplos en los que se refleja claramente que la interculturalidad es crucial para lograr, en concreto, una buena interpretación de enlace chino-español, común en el ámbito del comercio.

  1. Tomar café

Mientras que en la mayoría de países occidentales se puede entender, al igual que en español, «ir tomar café» como una forma de invitar a alguien a pasar un rato y charlar, en China no es así. Esta expresión, como tal, no existe y puede producir confusión en el interlocutor chino si, en lugar de café, pedimos una cerveza. Por lo tanto, hay que buscar alternativas del tipo: «Vamos a tomar algo».

  1. Ir a casa

Aunque también se da este sentido figurado en nuestro idioma, en la cultura china «casa» es el lugar de origen donde uno mismo ha nacido y crecido. Por otro lado, el equivalente directo de «ir» significa salir del lugar de origen para alejarse de él. En español no tenemos este matiz, sino que simplemente significa desplazarse. Por lo tanto, en la cultura china, «ir a casa» resulta una incongruencia y no tiene ningún sentido.

Una alternativa podría ser «volver/regresar a casa», ya que todos salimos de casa esta mañana para asistir a una reunión, conferencia, etc., y por la tarde regresamos al lugar de donde hemos venido. Dicho así, el interlocutor chino lo podría entender sin problemas por el contexto.

Si queréis leer todo el documento, pinchad en este enlace.

Así pues, la interculturalidad no solo es primordial a la hora de trabajar, sino a la hora de convivir, aún más si hablamos de culturas tan distintas entre sí. No esperéis más: investigad, preguntad, mezclaos y aprended.

 

 

 

 

Anuncios

Martín Lutero y la traducción que marcó toda una lengua

Antes de la traducción de Lutero de la Biblia al alemán, el territorio que ocupa la actual Alemania, Austria y Suiza se encontraba totalmente dividido, tanto en lo político como en lo lingüístico. A pesar de la amplísima gama de dialectos , vamos a dividir el territorio en tres variantes diatópicas: el Oberdeutsch en el sur, el Niederdeutsch en el norte y el Mitteldeutsch en la zona central.

La falta de estandarización del alemán impedía que las personas de estas distintas regiones se entendieran entre sí y, además, dificultaba la difusión del conocimiento. Esto, junto a su descontento por la Iglesia y la creación de la imprenta, animó a Lutero a traducir la Biblia al alemán para que el pueblo llano tuviera una oportunidad de leer las Sagradas Escrituras. He aquí la mayor dificultad de su traducción: la lengua meta no existía como tal.

26907855_744231432438425_2857562775193471067_n

Monumento a Martin Lutero en Érfurt (Turingia, Alemania).

Lutero, nacido y criado en la región de Turingia, decidió estandarizar el alemán, optando por el Mitteldeutsch como la variante predominante y añadiendo rasgos de las variantes que observó en el habla de los distintos pueblos germanos. Una vez adquiridos conocimientos generales de las diferentes variantes del alemán, escribió Las 95 tesis y tradujo el Nuevo Testamento a este «nuevo alemán» para, más tarde, traducir la Biblia completa. A partir de este momento, alrededor del 20 % de hogares alemanes pasaron a tener una obra escrita en una lengua estándar, que se podía comprender de igual manera en el norte y en el sur. Esta lengua, por ende, es la antecedente a lo que hoy conocemos como Hochdeutsch o alemán estándar.

Se puede decir que el éxito de la traducción de Lutero radica en cuatro puntos: el uso del alemán central como variante predominante, su madurez traductológica, su elocuencia en la redacción del texto meta y su capacidad para hacer de su palabra una autoridad de normalización lingüística.

Así pues, la Biblia de Lutero abrió el camino hacia un idioma común en todo el territorio alemán. Si bien aún existen grandes diferencias dialectales entre las diferentes regiones germanófonas (como es natural), una persona de Múnich puede comunicarse perfectamente con alguien de Hamburgo a través de una lengua nativa común. Asimismo, a pesar de las variantes entre los distintos países, un austriaco, un suizo y un alemán pueden comunicarse sin problema, por ejemplo. Todo esto gracias a una buena traducción.

¿Conoces a alguien que aún dude de la importancia de las traducciones y de su influencia? Enséñale esta entrada, ¡seguro que cambia de idea!

¡SOS, mi traducción está en peligro!

Dicen que las palabras viajan por el mundo y que los traductores somos los conductores, pero, ¿qué hay que hacer ante un trazo del camino sin asfaltar?

El proceso traductor no se trata solo de buscar un par de palabras en el diccionario, ni de preguntarle a tu amiga inglesa si tiene sentido traducir literalmente esa frase hecha, sino que va más allá. Quien se dedica a la traducción se compromete a vivir con diez páginas abiertas en su buscador, un par de diccionarios en la mesa, un manual de estilo a mano y la ortografía de su lengua meta siempre a la vista, como mínimo. Sin embargo, casi nunca es suficiente con todo esto, pues en el camino suele haber alguna que otra piedra, lo que siempre produce terror y cierto nerviosismo.

05-10

Por suerte, el trabajo de nuestros antecesores, y las nuevas tecnologías nos permiten convertir esa piedra en un diamante. A continuación, os dejamos algunos consejos que os pueden sacar de un apuro en caso de que vuestra traducción esté en peligro:

  • FUNDÉU. Para quienes aún no la conozcan, es la Fundación del Español Urgente. En su sitio web se pueden encontrar las dudas más comunes sobre nuestra lengua, así como noticias del español y otros recursos, como la FUNDÉU Argentina o el Decálogo para encargar la corrección de un texto. A través de esta página, cualquiera puede escribir un mensaje haciendo su propia consulta. No obstante, suelen contestar más rápido vía Twitter.
  • El foro de ProZ también permite plantear ciertas cuestiones. Lo bueno de ProZ es que es un sitio reservado para profesionales de este sector y, por ende, las respuestas estarán fundadas en experiencia personal de trabajos similares.
  • El Corpus de Referencia del Español Actual (CREA) nos permite conocer qué palabras son las más utilizadas en determinados contextos y situaciones geográficas para salvar nuestras dudas entre un vocablo u otro.
  • Ngram Viewer. Su utilidad es parecida a la del CREA, pero esta herramienta basa su búsqueda en los libros registrados en Google Books y nos permite ver en un gráfico qué término o colocación es la más utilizada.

Todas estas herramientas pueden ayudarnos a mejorar la calidad de nuestra traducción en muy poco tiempo, pero tampoco debemos olvidar la importancia de tener glosarios preparados, de usar diccionarios tanto bilingües como monolingües y de reflexionar por nuestra cuenta qué es lo mejor para el texto con el que estamos trabajando.

header-5120x

Desde luego, un buen plan de emergencia nos puede salvar de un gran falso sentido.

La traducción oral: modalidades y tipos

La traducción oral es aún más antigua que la escrita y ha servido como mecanismo de mediación a lo largo de la historia en las diferentes situaciones comunicativas. Desde entonces, han aparecido diversos estudios sobre las distintas modalidades de traducción oral existentes.

Una de las clasificaciones propuestas es según la temporalidad, el momento de la reformulación del texto de llegada con respecto al de partida:

  • Traducción a la vista.

La traducción a la vista es la traducción oral de un texto escrito. Se trata de una modalidad que hasta hace poco no había sido analizada, a pesar de su importancia en la práctica profesional.

  • Interpretación de enlace.

La interpretación de enlace es aquella que se realiza para permitir que dos partes se entiendan en una conversación. Dada la naturaleza de este tipo de interpretación, también se la denomina como «interpretación bilateral» porque, normalmente, el intérprete tiene que trabajar con su lengua A y otra lengua de su combinación indistintamente.

  • Interpretación consecutiva.

La interpretación consecutiva es aquella que se realiza tras la intervención total o parcial del orador. Por ello, el intérprete tendrá que escuchar el discurso y una vez el orador haya finalizado, interpretarlo a la lengua meta. Para conseguir un discurso coherente y lo más fiel posible a lo original, el intérprete se suele apoyar en la toma de notas.

  • Interpretación simultánea.

La interpretación simultánea es aquella que se realiza a la vez que el discurso original, o sea, el intérprete reformula el texto mientras el orador está hablando. Esta técnica se realiza en cabinas cerradas, equipadas con micrófonos, auriculares, grabadoras y diferentes botones para evitar ruidos como el de la tos. Normalmente, en esta modalidad, dos personas se van turnando.

chinese-interpreter-chtrad

Dado que existen muchos ámbitos en los que se da la traducción oral (y, por consecuencia, muchos tipos de interpretación), cada una requiere de una modalidad distinta de traducción oral.

A continuación, las modalidades y tipos de traducción oral según Jiménez (1999):

TIPOS MODALIDADES SITUACIÓN DE USO
Interpretación de conferencias
  • Simultánea
  • Consecutiva
  • Traducción a la vista
Comunicación entre especialistas que necesitan adquirir o intercambiar información.
Interpretación de tribunales
  • Interpretación de enlace
  • Consecutiva
  • Traducción a la vista
  • Simultánea
Comunicación entre los distintos participantes en una vista oral y el tribunal.
Interpretación social
  • Interpretación de enlace
  • Traducción a la vista
Relación de los individuos con servicios públicos o privados.
Interpretación en los medios audiovisuales
  • Simultánea
  • Simultánea con texto
Visionado de cine o televisión para un público desconocedor de la lengua original.
Interpretación dialógica para profesionales
  • Interpretación de enlace
  • Traducción a la vista
Negociación, adquisición o intercambio de información entre profesionales.

 

Visto esto, parece ser que las palabras no siempre se las lleva el viento: a veces, se las lleva la interpretación.

Traducción y feminismo

Desde hace décadas y hasta el día de hoy, el movimiento feminista lucha por hacer de nuestro mundo un lugar más equitativo y justo, lo que toca todos los ámbitos de la vida, incluso la traducción. Amparo Hurtado dedica un epígrafe a la influencia del feminismo en la traducción y la Traductología en su obra Traducción y Traductología: Introducción a la Traductología. En las siguientes líneas os dejamos un breve resumen de lo que retrata en dicho epígrafe.

Los estudios sobre lenguaje desde una óptica feminista se inician en los años setenta, señalando por primera vez los aspectos sexistas que existen en cada plano de la lengua y el efecto que tienen en la sociedad. A raíz de esto, a mediados de los años ochenta la traducción y la Traductología también se empiezan a observar desde una perspectiva feminista.

Según Vidal Claramonte, estos estudios aportan una nueva forma de ver la traducción: como un acto interpretativo alejado de la equivalencia lingüística tradicional. De esta manera, tales estudios rechazan la invisibilidad de la traductora y defienden que existe la manipulación.

6a00d8341bfb1653ef016304af924c970d-800wi

Los estudios de género en la Traductología se encargan de efectuar una crítica de la terminología y de las concepciones sexistas de la traducción, reflejadas en ciertas metáforas, como la expresión «violación del texto» para referirse a la invasión y el dominio de este. No obstante, no se trata de juzgar prescriptivamente la terminología, sino analizar las condiciones y valores sociales que han dado lugar a estas expresiones.

Además, se estudia el papel de las traductoras a lo largo de la historia, dando de este modo voz a doña Marina Malinche, las traductoras de la época Tudor o Madame de Staël. Estas mujeres vivieron en una época en la que la única vía que tenían para acceder al mundo de las letras era traducir. Asimismo, se revisan diferentes textos conocidos y traducidos a nivel mundial, como es el caso de la Biblia. La Biblia ha sido especialmente analizada por la rama del feminismo teológico, que propone nuevas soluciones para eliminar el «lenguaje patriarcal» de las Escrituras, como eliminar el masculino genérico o modificar ciertas metáforas que se refieren a Dios, entre otras.

En cuanto a la concepción de la traducción, hablamos de «traducir en femenino»: la reescritura femenina que subvierte al lenguaje patriarcal y que permite a la traductora reivindicar sus ideas feministas y mostrar una actitud rebelde frente a la concepción tradicional de la traducción. La traducción se convierte así en una actividad política: hablar nunca es neutro y traducir tampoco (Lotbinière-Harwood).

Sin embargo, las apuestas feministas más radicales siguen siendo, en cierto modo, experimentales y aún no existe acuerdo en cuanto a su idoneidad. Además, algunas autoras matizan la necesidad de encontrar un equilibrio debido al riesgo de sobreinterpretación de subjetividad y poder que estas prácticas pueden acarrear, por lo que la ética de la traductora adquiere aquí máxima relevancia.

Amparo Hurtado cierra el epígrafe con el siguiente párrafo:

«La liberación de la mujer de su ancestral opresión política y social, y la liberación de la traducción de sus trabas literalistas y lingüísticas se encuentran. La era del feminismo y la era de la Traductología coinciden en el tiempo y tienen mucho en común; en este sentido, los estudios de género tienen mucho que aportar al análisis traductológico.»

La mediación intercultural

En la actualidad, es muy habitual que personas procedentes de distintos países y culturas interactúen entre sí. No obstante, a veces se dan entre ellas malentendidos y conflictos que no permiten que la situación comunicativa fluya normalmente. Aunque las diferencias lingüísticas puedan ser un claro bache en el camino, también existen las diferencias culturales entre los interlocutores, así como otros factores de nivel personal como el desconocimiento de la cultura del receptor, el etnocentrismo, los estereotipos o los prejuicios que puedan existir.

Por ello, la figura del mediador intercultural es clave en estos tiempos y es una de las salidas profesionales del grado en Traducción y Comunicación Intercultural.

mediacionintercultural

El mediador intercultural puede hacer que esa comunicación intercultural sí sea eficaz, ya que posee los conocimientos y destrezas que se necesitan para eliminar esas barreras que separan a los interlocutores y fomentar el reconocimiento y el entendimiento mutuos. En caso de conflictos y malentendidos, constituye un punto de unión para encontrar la solución ideal que deje conforme a ambas partes por igual.

¿Cómo es el mediador/a intercultural?

El mediador intercultural debe tener conocimientos teórico-prácticos de su campo de trabajo y de los contextos multiculturales con los que trabaja. Asimismo, ha de ser una persona abierta, serena e imparcial, pero también conviene que muestre sensibilidad hacia los demás, ya que así es cómo se logra establecer sintonía tanto con una como con la otra parte.

¿Qué límites puede tener?

En ocasiones, el mediador puede ser miembro de uno de los colectivos con los que trabaja y, debido a esto, esa parte puede esperar mayor simpatía y comprensión en lugar de imparcialidad e igualdad de trato. Esta situación puede dificultar el trabajo del mediador e impedir que pueda ser ese «término medio» entre ambas partes. Otra situación que limite su labor puede ser que, al trabajar para cierta institución o entidad, su objetividad e imparcialidad puedan verse reducidas cuando tenga que ejercer entre dicha institución/entidad y otros trabajadores de la misma o clientes.

Se puede dar el caso de que, además, una de las dos partes no reconozca al mediador como una figura válida para llegar a un encuentro, se niegue a colaborar o no pueda asistir al proceso por otras causas. Si esto sucede, el proceso deberá paralizarse.

¿En qué ámbitos suele trabajar el mediador intercultural?

Los ámbitos principales de trabajo son el familiar, social, doméstico, laboral, judicial, sanitario y educativo.

 

A pesar de que en numerosas ocasiones la mediación se da entre personas de diferentes orígenes, conviene recordar que dentro de un territorio existen diversas culturas y costumbres y que, en la comunicación entre varias, se puede precisar de un mediador intercultural. Por ejemplo, destaca la mediación intercultural en la comunidad gitana (en este documento, en el punto 4.5, hay información sobre esto), así como también entre distintas comunidades religiosas.

¡Esperamos que ahora conozcas un poco más la importantísima y a la vez tan desconocida labor del mediador intercultural!

Cómo trabajar de corrector de textos y no morir en el intento

La corrección de textos profesional es el trabajo de revisión de los textos antes de su impresión o distribución para corregirlos, normalizarlos y unificarlos. El objetivo de esta labor es conseguir la máxima eficiencia comunicativa.

 Como es lógico, se trata de una labor que no todo el mundo puede realizar. Requiere de ciertas habilidades que se adquieren a través de una formación. De hecho, la corrección de textos es una de las múltiples salidas que tiene nuestro grado.

No obstante, el mundo de la corrección de textos sigue resultando desconocido, incluso para los editores. Irene Achón, profesora de la Universidad San Jorge, nos explicó en su charla del lunes, 11 de diciembre, en qué consiste esta profesión y cómo la compagina con la docencia.

Editd-Writing

La corrección de textos está en auge: poco a poco, el oficio se tiene más en cuenta en las distintas editoriales locales. Achón explica que la comunicación por escrito tiene una presencia más fuerte que nunca en nuestras vidas. A pesar de ello, el lenguaje cada vez se trata peor, hasta tal punto que resulta sorprendente ver que alguien escribe correctamente en las redes sociales.

Cuando empezó a estudiar Filología Hispánica, su idea era ejercer la docencia en los institutos. Sin embargo, a lo largo de sus estudios, comenzó a encontrar fascinante el hecho de que el cerebro fuera capaz de formar códigos, así como el conocimiento de la cultura. En definitiva, Irene quería facilitar la vida a los demás mediante palabras. Tras haberse graduado, dio con una oferta de trabajo para filólogos hispánicos y, a partir de allí, comenzó a trabajar como correctora de textos.

Destaca que la corrección de textos va más allá de la corrección ortográfica, sino que también se unifican términos y criterios. Esto quiere decir que un término ha de estar escrito bajo los mismos criterios lingüísticos cada vez que aparezca en un mismo texto. Por ello, para corregir textos no basta con solo conocer el idioma, es necesario formarse como corrector y trabajar las habilidades a través de la experiencia laboral. En el caso de Irene, ella asistió a muchos cursos de escritura que sí le ayudaron mucho, así como nunca ha dejado de documentarse para ejercer esta labor.

Si te interesa el mundo de la corrección de textos y quieres saber más, te invitamos a visitar la página de Cálamo y Cran.

¡Gracias por hacernos las lecturas (y la vida) más fácil, correctores!