Entrevista a Almudena Nevado, directora y profesora del grado en Traducción y Comunicación Intercultural.

Almudena Nevado Llopis es la actual directora del Grado de Traducción y Comunicación Intercultural en la Universidad San Jorge. Almudena nació en la Comunidad Valenciana, donde estuvo estudiando hasta que tuvo la oportunidad de obtener una beca Erasmus que la llevó a Italia. Estuvo viviendo en Italia durante 9 años hasta que se le presentó la oportunidad de venir a Zaragoza a prestar sus servicios a la Universidad San Jorge. En nuestra universidad, Almudena imparte clases en varias titulaciones, como pueden ser la nuestra o la titulación de Periodismo.

A continuación, os presentamos la entrevista que le hicimos en la que nos cuenta un poquito más cómo ha sido su carrera. En la entrevista nombramos también las asignaturas que nos ha impartido: Traducción Directa Inglés I y II, Técnicas de Interpretación (esta asignatura fue una pequeña introducción al mundo de la interpretación) y, en este semestre, Mediación cultural (saber cómo mediar en un conflicto entre culturas).

 

 

Tu afición por las culturas y los idiomas, ¿viene de siempre?

 Hombre, no sabría decir si viene de siempre pero desde pequeña, antes de empezar a estudiar inglés en el colegio, que era sobre los 12 años, ya me apunté a aprender inglés por mi cuenta. Además también vivo en la Comunidad Valenciana, en donde empecé a estudiar el valenciano a los 8 años.

Y en cuanto a las culturas, más que nada, la afición ha venido por los viajes que he hecho. Entonces en España no había mucha gente de otras culturas. Un tío mío era capitán de barco, se pasaba meses fuera y cuando volvía me contaba y me enseñaba fotos y vídeos y me llamaba mucho la atención, pero aún así, no tenía contactos con personas de otras culturas.

Cuando llegaste de Erasmus a Italia apenas sabías italiano, ¿cómo fue esta experiencia?

 Como podréis saber, el italiano es un idioma que no es “tan distinto” al español, matizo en “tan distinto”. Estudié italiano el verano antes de irme y recuerdo las primeras clases que fui a la aventura y dije “me voy a meter en clases de relaciones internacionales” y decían cosas que no sabía en que idioma me hablaban, si en italiano, en chino o en ruso. Pero el italiano es un idioma muy agradecido, en el sentido que vas aprendiendo muy rápido, pronto te das cuenta de que puedes decir cosas que quizás en otros idiomas te costaría más decir. Por otra parte, Italia como país me gusta mucho entonces me sentí muy bien desde el principio y si no fuera así, no me hubiera quedado 9 años como me quedé. Espero que volváis las que os vais de Erasmus este año por lo menos a acabar la carrera y luego si os queréis volver a ir, iros. Italia tiene semejanzas y diferencias, como hemos visto en clase, no es tan parecido como la gente cree, pero creo que es más fácil adaptarte a un país como Italia que no en otro país mucho más distinto como es la India.

¿Qué diferencias ves entre la enseñanza en Traducción de una universidad pública y una privada?

 Las diferencias, no porque sea Traducción, sino por cualquier área de conocimiento, de una universidad pública y una privada, fundamentalmente: el número de alumnos. La universidad privada hace que el trato con el profesor sea más cercano, probablemente. En una universidad pública en la que en un aula hay cien personas no se puede atender a las cien personas como lo hacemos con vosotras, desde luego. Aunque el alumno que va a una universidad pública con cien compañeros de clase, se espabila más. En vuestro caso, en la universidad privada, a veces estáis como más protegidos, se os sigue más y eso tiene la doble cara de la moneda. Pero bueno, creo que ahora con las prácticas os vais a espabilar más y con el Erasmus también. Pero es una experiencia muy, muy buena, ya veréis.

¿Qué supuso para ti convertirte en la directora del Grado de Traducción?

 Supuso un reto grande, porque cualquier dirección de cualquier grado lo es. Pero en este caso, porque cuando entré en la dirección era el segundo año de vida del grado y había y todavía sigue habiendo muchas cuestiones por hacer. Entonces es un reto grande, que espero que podamos decir que más o menos estamos superando.

¿Qué es lo que te llevó a especializarte en la mediación y más en concreto, en la mediación en el ámbito sanitario después de la carrera de traducción?

Bueno, yo sabéis que acabé traducción, trabajé como traductora y dije, ¡dios mío! Yo creo que esto a mí no me gusta tanto. A mí por ejemplo me gusta mucho socializar, entonces yo necesitaba un trabajo en el que pudiera estar en contacto con gente, con lo cual estar delante de un ordenador no me iba tanto y luego por el carácter que tengo, tiro más hacia lo social, socializar y lo social. Creo que la mediación es algo que es útil para la sociedad y es eso lo que más me llama la atención; no digo que un intérprete de conferencias no sea útil, que lo es, pero probablemente en el campo de la mediación se ayuda a gente que lo necesita más, por lo que sea, y si te pones en el lugar de alguien, si has vivido en el extranjero, o si has visitado distintos países o también si te pones en el lugar de alguien que de repente va al médico y no entiende nada o en el papel de alguien que tiene que solicitar el permiso de residencia y no sabe ni para donde tirar…Se puede ver que en esta figura hay algo que realmente puede resultar muy útil para quien lo necesita. El ámbito sanitario, en principio podría haber elegido cualquier otro pero yo hice primero un curso de mediación en general; luego hice el curso que se ofertaba en mi universidad de origen, que era del ámbito sanitario. En este curso empecé a estudiar el ámbito sanitario y me pareció muy, muy interesante por las diferencias que hay en los conceptos de salud en las distintas culturas, algo que no sabía y que no hubiera sabido si no hubiera estudiado esto.

Y, ahora volviendo ya un poco a nuestro grado, ¿por qué crees que hay tan pocos alumnos?

 ¿En traducción? Yo esta es mi idea y a veces la digo y la gente me mira un poco raro, pero creo que todavía no se conoce la traducción en Aragón, no hay una tradición en el ámbito de la traducción entonces, mucha gente sigue confundiendo lo que es una filología, unas lenguas modernas, se piensan que saber idiomas es saber traducir.

Y luego lo visteis cuando vino la representante de Aragón Exterior a hacer la charla de interpretación telefónica: en muchas empresas aragonesas no ven la necesidad de comerciar con el extranjero, de relacionarse con el extranjero. Yo vivo muy a gusto aquí, en Aragón, me gusta mucho Zaragoza pero quizás en algunas cosas está cerrada todavía en sí misma. Aun así, yo confío en que cuando salga la primera promoción, vosotras, se conciencien de ello. Incluso ahora mismo haciendo las prácticas, algunas de vuestras compañeras me comentan, pues ahora es cuando se están dando cuenta de la necesidad que tienen de un traductor y no lo tenían. Y entonces ahí, poquito a poco se irá plantando la semilla y yo confío en que el número de alumnos vaya aumentando, a un límite, sin exagerar.

Y entonces, en relación con esta última pregunta, si tuvieras que atraer a nuevos alumnos a que estudiaran Traducción y Comunicación Intercultural, ¿qué les dirías?

Pues que es una carrera con muchas salidas profesionales, que es muy práctica, que tienen unos profesores dedicados en cuerpo y alma a sus alumnos, que creo que es también el factor importante y que en general, el profesorado lo que está intentando es que salgáis lo más preparadas posibles para enfrentar el mundo laboral. Yo creo que así va a ser. También pienso que claro, cuando uno piensa qué va a estudiar, muchas veces piensa en las salidas profesionales, con lo cual y en este caso, creo que y sobre todo en los tiempos que corren, la de los idiomas es una base importante. Sobre todo, la titulación que estáis cursando es una titulación que te da mucha cultura general y muchas competencias para luego, hagas el trabajo que hagas, poder desenvolverte bien en una sociedad como la actual, en la que, por ejemplo, el conocimiento de otros idiomas y el conocimiento de otras culturas es fundamental.

Ahora, háblanos un poco de las asignaturas que nos has impartido: la de Traducción Directa Inglés y Mediación Intercultural.

 Bueno, pues Traducción Directa Inglés era una materia básica, una iniciación a la traducción, ahí es quizás cuando, no sé… estoy intentando ponerme un poco en vuestro lugar… cuando os disteis cuenta de que traducir no era tan fácil como parecía, y que no consistía solamente en saber inglés y en saber español. Y, bueno, era una asignatura que yo ya había enseñado, con otra combinación lingüística, pero ya la había enseñado, entonces, me costó menos. Y fue un reto haceros entender qué es una equivalencia, qué es un no mismo sentido…

Pero bueno, en cambio Mediación…claro, Mediación ha sido una experiencia distinta porque mediación es un ámbito en el que puedo tener mucha más experiencia, profesional o de investigación, pero era la primera vez que la impartía, y bueno yo no sé si será por vosotras o qué, pero ha sido un gusto.

 

También nos enseñaste la asignatura de Técnicas de Interpretación. ¿Qué reto supuso para ti enseñarla sin cabinas, sin los medios que este año vemos que son necesarios?

 Hombre, en Técnicas de Interpretación no podíais tener cabinas. Era imposible. Una persona que va a estudiar interpretación no puede empezar con simultánea, se volvería loco. Entonces se intentó orientar de cara a preparación para la que venía el año siguiente. Desarrollando lo que son las técnicas básicas y yendo de lo más simple, como puede ser la capacidad oratoria, que ya habéis desarrollado muy bien con todos los trabajos y exposiciones, a lo más complicado en esa materia que podía ser la toma de notas. Hombre, fue una materia en la que hicimos tantas cosas que yo creo que ni vosotras ni yo nos aburrimos. Entonces sí, también fue una experiencia buena, sí, aunque no es mi campo específico de especialización, pero claro un mediador también tiene que, por ejemplo, saber interpretar de enlace, tiene que saber traducir a la vista. Las técnicas que visteis conmigo también las tiene que conocer un mediador, con lo cual, bueno, de alguna manera se enlazan ambas disciplinas.

Y ya para terminar, las asignaturas de Traducción Directa Inglés y la de Técnicas de Interpretación son asignaturas básicas para nuestro grado. Pero esto podría no ser así con Mediación Intercultural. Entonces, si Mediación Intercultural fuese optativa, ¿qué les dirías a los alumnos para que la escogieran?

Pues que…estudiar Mediación, vamos a ver, lo que hemos dicho antes: en realidad, el mediador, como hemos dicho muchas veces en clase, es un puente entre culturas y yo creo que es una figura clave en la sociedad actual. Es verdad que por la falta de reconocimiento oficial que tiene actualmente, puede resultar menos atractiva porque todavía hay mucho camino por recorrer, pero yo creo que en un futuro va a ser un elemento clave en todos los servicios públicos. Poco a poco, como ya lo es en otros países. Y luego claramente, bueno, eso ya es una elección personal, pero yo creo que el realizar una labor que pueda ser útil para la sociedad siempre da mucha satisfacción. Entonces… that’s all Folks.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s