Mi experiencia en el MIC de la Universidad de La Laguna

Nuestra exalumna Laura Sopena ha querido relatarnos su experiencia como estudiante del Máster en Interpretación de Conferencias de la Universidad de La Laguna, así que aquí va:

Todo empezó con una llamada que recibí estando en Varsovia de vacaciones…

Bueno… en realidad, todo no. Las semanas anteriores había recorrido media España en tren desde Huesca para participar en varias pruebas de acceso a los másteres de interpretación de conferencias de varias universidades. Pero fue en Varsovia donde recibí la confirmación de la Universidad de La Laguna (ULL). En esa misma llamada, confirmé que aceptaba la plaza en su Máster de Interpretación de Conferencias. Tenía muy claro que quería cursar ese máster. Y también tenía bastante claro que, durante los cuatro días siguientes, iba a tener problemas de cobertura en el móvil porque me iba de acampada a una zona de lagos perdida por la geografía polaca, así que era mejor dejarlo todo confirmado desde la capital.

Anécdotas aparte, el Máster en Interpretación de Conferencias de la ULL (el «MIC», para los amigos) ha sido nuestra casa, nuestra vida y la fuente de buena parte de nuestras alegrías y penas a lo largo de este último año. Todos los que hemos llegado hasta el final somos personas muy diferentes, cada uno con sus gustos y su bagaje personal, pero con algo en común: la pasión por la interpretación. Cuando comenzamos el grado en Traducción y Comunicación Intercultural, todos los compañeros teníamos en común el gusto por las lenguas, la curiosidad por otras culturas, el deseo de facilitar la comunicación entre personas… pero cada uno tenía en mente una salida profesional diferente: traductor literario, traductor audiovisual, intérprete, profesor de lenguas, gestor de la comunicación en el ámbito del comercio exterior, etc. En el MIC, por el contrario, todos perseguimos el mismo perfil profesional: el de intérprete de conferencias. Reunir a unas 20 personas así nos ha llevado en muchas ocasiones a tener conversaciones en las que todo giraba alrededor de la interpretación, del máster y de los temas sobre los que nos teníamos que documentar… conversaciones, por cierto, muy interesantes, sobre cuestiones tan variadas como qué hacer cuando en una susurrada no se oye bien al orador, cómo reaccionar cuando adaptamos una metáfora a nuestra realidad cultural pero el orador la extiende demasiado y se nos va de las manos, o cómo interpretar a Stephen Hawking.

Ya expliqué por encima la organización del máster durante mi participación en las jornadas Lost in Translation: Algo más que traductor en marzo, de forma que, quienes estuvieron presentes, ya conocerán parte de lo que voy a explicar aquí. Cuando uno se plantea entrar al MIC (y me imagino que ocurrirá lo mismo en cualquier máster de interpretación), tiene que ser consciente de que va a pasar nueve meses haciendo prácticamente lo mismo cada día. Al empezar el curso, las tres primeras semanas solo se trabaja de memoria (consecutiva sin notas). Cuando termina la fase de memoria, todas las clases se dedican a la consecutiva. Más adelante se introduce la simultánea, y desde entonces hasta el final de curso, las dos modalidades se practican a partes iguales. La cuestión es que, llegado ese momento en el que se practican consecutiva y simultánea, la dinámica es la misma hasta junio. Esta rutina de práctica constante hace del MIC un curso intensivo, enfocado a la práctica de la interpretación de conferencias y que requiere dedicación plena.

En las clases, se trabaja con discursos pronunciados «en vivo y en directo» por oradores, y después de cada prestación se recibe feedback del propio orador y de un profesor escucha (que siempre es un intérprete). Al principio, todos tenemos muchos frentes abiertos, y el feedback puede ser es un poco agobiante: «se han quedado matices por el camino, juega más con la entonación, tienes demasiados calcos, falta naturalidad en el español, mejora la presentación…». Pero poco a poco, con la práctica, todas las piezas del puzzle van encajando. Conocer nuestros propios puntos débiles y fuertes ayuda a desarrollar estrategias para mejorar aquello que nos falla y para potenciar aquello que nos funciona bien. Hay que tener en cuenta también que cada alumno tiene su curva de aprendizaje, y que no todos tenemos por qué seguir el mismo ritmo. Igual que ocurre cuando los niños dan el estirón, que unos lo dan más pronto y otros, más tarde, la técnica de la interpretación en algunos alumnos empieza a fluir más temprano, y en otros, más tarde. Lo importante es trabajar sin prisa pero sin pausa y, sobre todo, no tirar la toalla. ¡Paciencia! Con la práctica todo va llegando.

Notas consecutiva.jpg
Apuntes de consecutiva

Además, el hecho de tener diferentes profesores de escucha nos permite recibir diferentes tipos de feedback de nuestras prestaciones. Entre los escuchas, el MIC cuenta con Michelle Hof y Lourdes de Rioja como key trainers. Además, este curso tuvimos el placer de trabajar durante varios meses con Andrew Clifford, director del Máster de Interpretación de Conferencias del Glendon College de Toronto, que se estaba tomando un año sabático. Durante la primera mitad de su año sabático, Andrew participó como profesor visitante en el MIC de La Laguna. Participó como orador, pero, sobre todo, como escucha. Su estancia en Tenerife, además de ser muy agradable en el plano personal, fue muy interesante en el plano académico, ya que aportó un nuevo punto de vista en la evaluación de nuestras prestaciones.

El MIC proporciona innumerables horas de práctica. La mayor parte de esas horas se trabaja con discursos de carácter pedagógico, para ir afianzando las técnicas de consecutiva y de simultánea. Pero igual de útil que practicar con discursos pedagógicos es ver, o más bien escuchar, a intérpretes profesionales en acción. Eso es precisamente lo que hicimos durante la visita que realizamos en abril a las instituciones europeas, acompañados por Lourdes de Rioja. A lo largo de la semana que duró la visita, pudimos hacer cabina muda y escuchar a intérpretes profesionales durante una reunión en el Consejo y durante una vista en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. También estuvimos presentes en un simulacro de prueba de acreditación del SCIC (la Dirección General de Interpretación), en el que participaron varios compañeros de clase. El viaje resultó muy interesante no solo para quienes tenían claro que en algún momento querrían trabajar para las instituciones europeas, sino para todos en general, ya que vimos de primera mano cómo se trabaja en uno de los mejores sistemas de interpretación del mundo. Decidamos o no trabajar para las instituciones europeas, la calidad de sus intérpretes se puede tomar como un ejemplo de excelencia al que tratar de aspirar a lo largo de nuestra carrera profesional.

Consejo Bruselas
Cabinas del Consejo en Bruselas

El camino hacia la interpretación de conferencias es largo y exige trabajo, y un máster como el MIC de La Laguna no es más que el principio. Esta profesión requiere práctica, práctica y más práctica, que comienza en el máster pero que se prolonga a lo largo de toda la vida profesional. El trabajo tiene que ser constante. Sin agobios (que más que nada nos bloquean), pero constante. Y la organización del MIC ya se ha encargado de hacernos trabajar de manera constante a lo largo del curso: hemos tenido clases todas las mañanas, prácticas (organizadas por los alumnos) varias tardes a la semana, más seminarios y una sesión semanal de instituciones europeas o economía.

¡Pero no todo es interpretar en el MIC! Como dije en marzo, es muy importante desconectar, aunque a veces resulte difícil (creedme, a veces es difícil). De hecho, hay veces en las que desconectar es no solo recomendable, sino necesario. A lo largo del curso, todos hemos pasado por la típica semana en la que no dábamos ni una. En esos momentos, lo mejor es parar, recargar pilas y volver. Por suerte, Tenerife es un lugar maravilloso en el que es igual de fácil ir a pasear por la montaña que ir a la playa. Y eso ayuda a desconectar (aunque la sensación de ir a la playa en enero se me sigue haciendo extraña).

Un último apunte: cualquier conocimiento sobre el tema que sea resulta útil. Seguro que habéis escuchado más de una vez en el grado que leer es muy importante para ampliar la cultura general y para enriquecer las lenguas de trabajo, ¿verdad? Pues más de lo mismo. Aunque en alguna ocasión (en contadas ocasiones, a Dios gracias), el subconsciente hace de las suyas y nos regala alguna que otra anécdota. Por ejemplo: llamar a la Cámara de Comercio «Cámara de los Secretos» en medio de una simultánea. Tanto leer Harry Potter me tenía que pasar factura en algún momento…

Os dejo con el enlace al Tumblr de una compañera de clase que, a lo largo del curso, ha ido ilustrando con humor a base de gifs nuestras sensaciones como alumnos del MIC. Si estáis interesados en el máster o tenéis cualquier duda, podéis poneros en contacto conmigo por correo electrónico: laura_naval@ono.com. Desde aquí os animo a que, si os gusta esta salida profesional, os presentéis a las pruebas de acceso de los másteres de interpretación de conferencias de las diferentes universidades que lo ofertan.

Cabina.jpg

¡Muchas gracias por tu entrada, Laura! ¡Ojalá te vaya todo muy bien!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s