Carta abierta a los profesores de TCI

Normalmente, el becario del grado escribe un post  para dar el último adiós a la promoción que se gradúa. Por primera vez, la becaria es de cuarto, así que supongo que me toca despedir a mi propia promoción. Sin embargo, para variar, le voy a dar una vuelta un poco, como en mis traducciones, que suelo cambiar el orden de los elementos. En vez de centrarme en nosotras, que somos las que nos vamos, voy a centrarme en vosotros, que sois los que os quedáis.

Todas las personas que conozco tienen ganas de acabar la carrera, no volver a hacer un portafolio y no referenciar nunca más en su vida. Pues bien, no sé cómo lo habéis hecho vosotros, pero este año nadie quiere irse. Si me hubieran dicho al empezar que iba a disfrutar tanto estudiando este grado, no lo hubiera creído posible, porque hasta se me hace difícil de explicar, que es mucho decir siendo de letras y, para más inri, traductora. Es increíble como la pasión por una disciplina nos ha unido, ha hecho que nos entendamos, que nos sintamos a gusto y que no queramos separarnos. Eso sí, no vamos a negar que ha habido momentos de «yo esto no lo apruebo», «a mí esto no me entra», «este examen es imposible» o «yo esto no sé qué significa». Sin embargo, todo esto queda atrás ahora que podemos presumir de graduado. No nos acordamos de las frustraciones, del estrés, de los NMS o de los TIP.

Por explicarlo todo de forma sencilla y «traductoril», diría que nos dais contexto. Cogéis a una serie de cabras locas que creen que saben lo que van a hacer y las convertís en personas capaces de traducir, de pronunciar las enes nasales y de distinguir un doble espacio a simple vista. Vosotros nos enseñáis por dónde ir, a qué acudir y cómo seguir adelante, siempre haciendo uso de la motivación y de las risas.  En ningún momento me he sentido desmotivada, recibiera las correcciones que recibiera, y no sé si sois conscientes de lo importante que es eso para un estudiante universitario. Puedo presumir de haber tenido ganas de ir a clase y de salir al final con una sonrisa, un dato interesante y un buen recuerdo.

En realidad, todo esto podría resumirse en un gran gracias. Gracias por la motivación y la pasión que nos habéis transmitido. Gracias por vuestros consejos, por vuestras tutorías y por vuestra paciencia. Gracias por enseñarnos a poner bien las comas, a asimilar colocaciones, a respetar el estilo del original, a escuchar y hablar a la vez, a escribir con «simbolitos», a utilizar los atajos de Word, a nutrir nuestros glosarios y a justificar todas nuestras decisiones traductológicas.

Lo primero que nos dijisteis al entrar fue que todos los traductores somos puentes. Pues bien, es hora de que estos puentes unan culturas, aunque, eso sí, nunca nos alejaremos de la orilla que nos enseñó a crecer, a distinguir matices y a cerrar presupuestos.

Tal y como afirmó Luis Bassat en nuestra graduación, hoy es el primer día del resto de nuestras vidas. Lo que no dijo es que, al igual que durante estos años, siempre vamos a tener vuestras vocecitas en nuestras cabezas recordando lo bien que nos lo hemos pasado y lo maravilloso que es traducir.

Anuncios

2 comentarios en “Carta abierta a los profesores de TCI

  1. Kenneth Jordan

    ¡No tengo palabras! Gracias a vosotras. Vosotros, los alumnos, sois los que dais sentido a nuestro trabajo. Estamos aquí por y para vosotros.

  2. Marta Iguácel

    Muchas gracias! Un reconocimiento así vale todos los desvelos del mundo!
    Esperamos noticias vuestras y si algo necesitáis aqui estaremos…
    Mucha suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s