La Malinche, una de las primeras intérpretes de la historia

Hemos oído muchas veces la historia del descubrimiento y la conquista de América, pero nunca nos hemos planteado los problemas lingüísticos que surgieron. ¿Cómo podían pactar treguas, llegar a acuerdos, entenderse entre ellos? ¡Si cada bando hablaba un idioma diferente!

La Malinche fue una de las figuras que ayudó a que los bandos se entendieran. Malinaalli Tenépatl tuvo una infancia difícil. Después de que su padre muriera y su madre se casara con un otro hombre, la pareja la abandonó para poder dedicarse en cuerpo y alma a su nuevo vástago. Unos mercaderes acogieron a Malinalli y la vendieron como esclava a otros comerciantes mayas, quienes acabaron por venderla al señor de Potonchán. Pero su viaje no acabo allí, puesto que este la entregaría a Hernán Cortés en marzo de 1519 como parte de la lote para firmar la paz. Una vez más, esta cambió de manos cuando Cortés la entregó a un pariente lejano suyo, Alonso Hernández Portocarrero.

Viajó con la expedición española a San Juan de Ulúa (una isla de México), donde hablaban náhuatl. Jerónimo de Aguilar, un español que sabía maya, no pudo hacer sus funciones de intérprete, puesto que desconocía este dialecto. Sin embargo, Maninalli (ahora Marina, después de haber sido bautizada), pudo demostrar su valía como algo más que una mera sirvienta, puesto que sí lo conocía. Después de verla en acción, Cortés decidió enseñarle español para poder sacar partido de las habilidades de la indígena.

Resultado de imagen de la malinche

A partir de entonces, la situación de Marina cambió radicalmente. La colaboración entre Cortés y Marina fue muy estrecha. De hecho, llegaron a ser amantes. No obstante, él estaba casado, por lo que organizó el matrimonio entre Marina y otro conquistador, Juan Jaramillo. La boda no se vio con buenos ojos, dado que Marina era india y madre soltera, pero esta dotaba de una buena posición social a Marina.

Diversos historiadores afirman que, gracias al conocimiento de las lenguas indígenas,  la geografía y la situación política del país, doña Marina logró que la conquista de México fuera menos cruenta y más rápida de lo que podría haber sido. Desde el punto de vista de los mejicanos, Marina traicionó a su pueblo, dado que se puso de parte de Cortés y obtuvo beneficios. De ahí que se le conozca como La Malinche, que, en algunas zonas de Latinoamérica, quiere decir «persona que comete traición».

A pesar de la controversia que pueda rodear a Marina, no se puede negar que su papel, al igual que el de todos los intérpretes, fue vital para facilitar que dos culturas diferentes se entiendan.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s